miércoles, 18 de febrero de 2015

Óscar & Horror: sobre la sangrienta estatuilla.

Por: Mario Valencia para Macabro FICH

Tristemente, es bien conocido que el horror, ha sido discriminado por las altas esferas de la crítica cinematográfica, clasificándolo de gratuito, violento o absurdo. Alguna vez, Roger Ebert se refirió a estas cintas como “películas de adolescentes muertos”; el elitismo es notorio. A unos días de la entrega más importante de Hollywood, y si no son seguidores del cine motivacional propagado hasta el cansancio por la Academia, aquí está el recuento de películas que han puesto en alto al terror y suspenso, con su presencia en la ceremonia. Antes de empezar, un patrón a considerar, es que el terror de las nominadas, evoca más a la psique de los personajes. 

Los años 60


En la entrega número 33, Psicosis, el clásico thriller de Hitchcock recibió 4 nominaciones, incluida una para el director y otra para Janet Leigh, a Mejor actriz de reparto. Esto daría inicio a una serie de extraordinarias películas, candidatas a la estatuilla: ¿Qué pasó con Baby Jane?, de 1962, le valió a Bette Davis mención a Mejor actriz. Otra gran intérprete, Audrey Hepburn, obtuvo la nominación por Wait Until Dark, suspenso donde actúa como una invidente acosada por un grupo de criminales. Otra más, fue El bebé de Rosemary, dirigida por Roman Polanski, es la primera ganadora a un premio grande en 1969, a Mejor actriz de reparto para Ruth Gordon, como la infame vecina de una indefensa Mia Farrow.

Los años 70
Lo notable de esta década, es el papel de la mujer. Sea como víctima o villana, poseída por una carga de malicia, traumas, en plena revolución de géneros. Da la impresión que su inteligencia es una amenaza para el hombre. Esta violenta visualización, no cambiara en los siguientes años del cine.




Tres películas serían fundamentales: El exorcista, Tiburón y Carrie. En 1974, la cinta de William Friedkin, quien venía de triunfar gracias a Contacto en Francia, ganó 2 premios de 10 posibles, incluyendo la primera nominación a Mejor Película para un trabajo de horror. Pero más allá del terrorífico retrato de una niña poseída, El exorcista centra su conflicto en la pérdida de fe y falta de identidad entre los personajes adultos. Estos conflictos existenciales, dignos de Bergman (con Max von Sydow incluido) iban en boga a la década, factor influyente a su tremendo éxito con la crítica. Dos años después, aparecería todo un fenómeno, en taquilla y aceptación: Tiburón. Un joven Spielberg enseñaba a Hollywood como hacer películas taquilleras. El suspenso sobre un tiburón blanco al acecho de una playa, se llevó 4 nominaciones, solo perdiendo una: Mejor Película. Para cerrar los años 70s, nace la primera adaptación de una obra escrita por Stephen King: Carrie. Bajo la dirección de Brian De Palma, una joven Sissy Spacek acaba con sus abusadores gracias a sus poderes psíquicos, en una llamarada Dos nominaciones: Mejor actriz para Spacek y actriz de reparto para Piper Laurie, su hostigante madre.

Complementando, aquí el nominado en 1977, tema de La profecía, compuesto por Jerry Goldsmith. ¡Una alucinación de cantos gregorianos!

Los años 80


Por un lado, el género slasher se coronaba campeón en la taquilla. Desgraciadamente, aquí la definición de Ebert encaja perfectamente… El trasfondo psicológico desaparecía y ahora, la industria americana se inclinaba hacia la “secuelitis”, de clásicos como Halloween o Pesadilla en la calle del Infierno. Aunque la gran excepción, es Sigourney Weaver, en la secuela de Aliens, se convirtió en la primera actriz nominada por una película de ciencia ficción. Lo malo de esta segunda parte, es su desprendimiento de las raíces de horror de su antecesor, a favor de acción pura (James Cameron y su oda a los balazos infinitos). Fuera de eso, los reconocimientos se irían más al lado técnico: Mejor maquillaje para Hombre lobo americano en Londres, La mosca y Beetlejuice.

Los años 90


En 1991, otra adaptación de Stephen King se gana los sustos de la audiencia: Misery. Por su actuación como la vil, obsesiva y cruel enfermera, Kathy Bates gana el Óscar a Mejor actriz. Al año siguiente… ¡Triunfa la primera película de horror! El silencio de los inocentes, protagonizada por Jodie Foster y Anthony Hopkins, gana 5 Óscares, incluyendo Mejor Película. Aunque se trata de una cinta policiaca, sus influencias del género están muy marcadas en ciertos elementos: el escape de Lecter, la psicología detrás del villano Buffalo Bill, temática antropofágica… Tras el suceso de Hannibal Lecter, la siguiente cinta en la premiación sería Drácula, adaptación de Francis Ford Coppola. Gary Oldman interpreta de manera sobresaliente al Conde, entre un elenco bastante pobre en su nivel (Keanu Reeves y Winona Ryder compiten por ver quién es peor). Ganadora de tres estatuillas a logros al vestuario, sonido y maquillaje, entre la sofocante cursilería del filme, se salva esta sensacional canción de Annie Lennox:

https://www.youtube.com/watch?v=vhG8zC4npsE

Desde entonces, ninguna cinta de horror ha estado nominada. En serio, ninguna. Es indicativo de varias cosas: Hollywood depende de la misma fórmula para su cine, y su nula inteligencia para concebir atmósferas o personajes aterradores, es evidente. Viven nostálgicos en clásicos de hace 30 años, bajo su fiebre de remakes o secuelas (visto en Carrie y The Evil Dead el año pasado), sin intención de producir algo distinguido. Carece aún más, la participación mundial en la entrega. La propia discriminación institucional para enviar estas cintas, a favor de tragedias o cine experimental, impide que la difusión sea mayor. ¿Cuántas cintas asiáticas o europeas no son mejores que lo visto allá arriba, en el podio? ¿Hasta cuándo habrá un resurgimiento en la industria hollywoodense? Ojala no pasen más años para que el siguiente gran clásico, sea celebrado en esta premiación.

2 comentarios:

alberto lopez dijo...

sexto sentido en el 98 creo fue nomidana en los oscares

alberto lopez dijo...

sexto sentido si estubo nominada en los oscaes y creo que gano 1